Conservación


Bien conservado nuestro pan dura una semana
.
Es importante mantenerlo en una bolsa de papel o tela y en lugar fresco, para que conserve su humedad y no se deshidrate.

Si es que no se va a comer en los primeros días, es muy recomendable congelar el pan en rebanadas. Esto garantiza la conservación óptima de todas sus propiedades a la hora de consumirlo más adelante.