Vermut informativo MePlanto

MP.jpg

¡¡Saludos desde Me Planto!!

Disculpa,… Unas preguntitas:

  • ¿Eres amiga de alguien que tiene una huerta, algo te ha contado y te gustaría participar?
  • ¿Quisieras tener una huerta y no un grupo de consumo?
  • ¿Crees que otros mundos son posibles?
  • ¿Reniegas del actual sistema económico, político y medioambiental?
  • ¿Apuestas por la horizontalidad en la forma de funcionamiento?
  • ¿Crees que es necesario converger en la acción?

Si has respondido positivamente a alguna de estas preguntas, posiblemente esta convocatoria te va a interesar y quedas invitada a un seductor aperitivo en el que pasaremos un rato charlando y contándote, también para preguntar y resolver dudas sobre qué, cómo, cuándo, dónde y quiénes somos MePlanto y cómo unirte al colectivo.

Sábado 17 de septiembre a las 12:00h.
En el huerto urbano “El solar de Matilde”,
C/ Matilde Hernández 42 (metro Oporto).

Si te animas a venir, avisanos antes para reservarte lugar y calcular refrigerio, a: beatrizroldan1@gmail.com

Si quieres saber más de MePlanto…

¿QUÉ ES MEPLANTO?

Somos un colectivo que se planta ante el capitalismo y busca otras prácticas de vida. Autogestionamos la producción y distribución de la verdura de las huertas para nuestro propio consumo.

Hace seis años surge un grupo de afinidad a partir de otros colectivos agroecológicos que ya llevaban funcionando tiempo en Perales de Tajuña. El deseo que movía a este grupo era, por un lado, romper con la dicotomía producción/consumidor, deshaciéndose así de la limitante cadena que sitúa de forma previsible e inmóvil a cada personaje en su papel, y posibilitando la colectivización de prácticas, saberes y afectos. Por otro lado, este grupo nace con la clara intención de romper la dependencia con el Estado y las relaciones laborales que éste impone; con el ánimo de alcanzar la total autonomía en los campos de la producción, el consumo y los cuidados.

Frente a la moda y el civismo de lo ecológico envasado al vacío, bailamos en el barro para arrancar nuestras verduras: la cuestión no es negar la precariedad sino organizar nuestro equilibrio inestable en ella. Nuestras relaciones se articulan en torno a la confianza y la intimidad: nos sentimos tribu poderosas.

Captura de pantalla 2012-11-06 a las 13.29.06.png

APORTAS LO QUE PUEDES, TOMAS LO QUE NECESITAS
Otra economía es posible cuando la casa es otra. Sus cimientos son las relaciones sinceras y delicadamente tejidas entre nosotrxas, nuestro estar en guerra sin perder la ternura, lo que en el ámbito de la economía se materializa en el adentro mediante las cuotas libres, apoyo mutuo, responsabilidad y compromiso con lo colectivo y en el afuera con la colectivización de medios de producción con otros proyectos –hortícolas o no- tanto en el mundo rural como el urbano. Precarixas, insumisxas y de barro hasta las cejas, estamos condenadxas a ser felices.

NOS PLANTAMOS
En lugar de vender nuestros saberes y fuerzas vitales en el mercado, buscamos generar una red de apoyo mutuo en la cual formarnos mutuamente, autoemplearnos en trabajos no alienantes, compartir nuestros recursos, cuidarnos las unas a las otras, reinventar y vivenciar juntas la forma en que queremos entender el sentido de la tribu, del arte, de la fiesta. Una red que nutra y sea nutrida por otras redes afines, formando una colectividad global cada vez más rica y completa en pos de la autonomía colectiva.

  • Porque dentro de la agroecología podemos satisfacer nuestra necesidad de comida desde lo local, desde el uso consciente de recursos, tierra, trabajo, ajeno a la explotación y la depredación.
  • Porque creemos que es posible mantener y recuperar el paisaje de huerta y los conocimientos que lo hicieron posible, semillas o formas de funcionamiento colectivas y enriquecerlas con las experiencias y saberes del mundo global y urbano del que procedemos.
  • Porque apostamos por incluir la producción de comida en nuestras vidas utilizando los recursos que tenemos a mano.
  • Porque nos plantamos ante el individualismo, jerarquías y opresiones de las personas y la naturaleza. Porque apostamos por las relaciones de apoyo mutuo y reparto del trabajo de forma equitativa y colectiva, la responsabilidad y la libertad.
  • Porque queremos nutrirnos de alimentos sin química y accesibles, ser capaces de gestionar el equilibrio entre los ritmos vitales, los quehaceres cotidianos y las relaciones con el medio, buscando la armonía entre las mentes y los cuerpos, implicándonos directamente en nuestra salud (comida, medicina natural y alternativa, cariño, respaldo y cuidados).

QUÉ Y CÓMO LO HACEMOS
Llevamos unas huertas en terrenos cedidos en la vega del Tajuña en colectivo, gracias a la implicación personal en la organización y el trabajo. Somos conscientes de la precariedad y los vaivenes vitales que nos afectan. Convivimos de forma saludable con estas limitaciones con grandes dosis de flexibilidad a la hora de entender la participación de las personas que formamos meplanto, con generosidad, cariño y buen humor, basando nuestro quehacer en la confianza y en un estrecho codo con codo.

En el campo
contamos con dos hortelanas que llevan el grueso del manejo agrícola y en colectivo hacemos las cosechas y el transporte semanal de las cestas de comida, algunos trabajos que requieren muchas manos como sacar la patata o limpiar acequias y las planificaciones de cada temporada en un proceso de aprendizaje continuo. En lo agrícola también funcionamos en red con otros proyectos agroecológicos con los que compartimos almacén, herramientas, máquinas, furgoneta, mulo, invernadero, semillas y acopios.

Para organizarnos
tenemos dos puntos habituales de encuentro y distribución de verdura uno en Carabanchel y otro en Perales de Tajuña. Nos vemos una vez al mes en asamblea y dos veces al año en plenario como espacios de reflexión y decisión.

En lo económico
apostamos por la autonomía del proyecto con respecto a instituciones, sellos, y las formas mercantiles al uso. Por eso intentamos manejar el mínimo dinero posible y nos financiamos mediante cuotas libres, en función de las posibilidades de cada cual. Además usamos acciones colectivas para conseguir el dinero que nos falta para hacer viable el proyecto.

Para curarnos en salud
practicamos el trueque por verduras para cubrir algunas de nuestras necesidades (masajista, acupuntor, terapeutas, profes de yoga o de música). Y sobre todo tenemos una caja de resistencia para financiar situaciones delicadas de salud, imprevistos en la huerta y multas derivadas de nuestra actividad política; y una caja de herramientas donde ponemos en común los recursos que tenemos, tiempo, espacios, vehículos y saberes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s