Selección de artículos sobre Agroecología en Diagonal

Os dejamos una recopilación de textos y artículos aparecidos en Diagonal Periódico, sobre agroecología y consumo responsable.

AGRICOOL copy petit2-1.jpg

Ilustración de Juanito


Democratizar construyendo sostenibilidad alimentaria

Ángel Calle Collado, integrante del ISEC –Universidad de Córdoba–
¿Qué podemos decir, desde la agroecologia –política–, de este país, nuestro país, en proceso de re-invención? Que ni los gobernantes ni la Unión Europea han decidido tomar parte a favor de la agroecología salvo para integrar ese discurso en la lógica de mercados verdes, economías circulares o economías más eficientes. Tampoco hay mucha alegría con los programas de nuevas proclamas políticas –caso de Podemos–. Otra cosa parecen los programas, aún por aterrizar, de las candidaturas municipalistas. En ellas se puede observar cómo se recogen recomendaciones emanadas de diferentes redes que apuestan por la soberanía alimentaria y la agroecología en este país.


La agroecología como herramienta de democratización habitable

Ángel Calle Collado, integrante del ISEC –Universidad de Córdoba–
La Agroecología es una herramienta de transformación social –ciencia-acción-participativa o forma de vida y movilización desde territorios concretos– que desafía el régimen agroalimentario y sus capataces. Y como nos alimentamos a diario –quienes podemos hacerlo–, nuestras percepciones y nuestras acciones condicionan la capacidad de la sociedad y de sus individuos de definir de forma ‘autónoma’ cómo queremos hacerlo. Y, siguiendo a Castoriadis, en el hecho de poder gobernarnos con autonomía crítica sobre los asuntos que nos afectan, reside que podamos llamar democrático –algún día– al mundo en el que vivimos.

SEGUIR LEYENDO EN EL ORIGINAL


Nuevas formas de consumir

En los últimos tiempos hemos podido observar cómo algunos gurús globales aconsejaban ajustes draconianos mientras otros promovían el aumento del consumo para solucionar la crisis. Día a día somos bombardeados por toneladas de publicidad que busca convertir determinados productos en los más deseados por nosotros, bien en el papel de consumidores, espectadores o votantes. En medio de todo este popurrí es común encontrarse con bastantes dudas, pocas certezas y probablemente alguna sugerencia respecto a cómo vivir de una manera más coherente con nosotros mismos y nuestro entorno.

Productos que se comen el mundo

El modelo alimentario del Norte está esquilmando las tierras del Sur. Os ofrecemos algunos ejemplos de alimentos que acabarán por consumir las tierras de los países en desarrollo para nutrir las neveras de los países desarrollados. Las alternativas pasan por recurrir al consumo de alimentos locales y de temporada, obtenidos bajo las pautas de la agricultura y la ganadería tradicional, respetuosas con el medio y con el futuro del planeta.


Una agroecología que dispute la vida

Ángel Calle Collado, integrante del ISEC –Universidad de Córdoba–

Tuve la oportunidad de asistir al IX Congreso Brasileño de Agroecología, celebrado en Belén del 28 de septiembre al 1 de octubre. Cerca de 4.000 personas intercambiaron miradas y propuestas desde diferentes expresiones de la agroecología –política–. Cada debate y cada mesa de trabajo se apoyaba en una fuerte crítica del paradigma insostenible –social y ambientalmente hablando– que representa el sistema agroalimentario globalizado: territorios enteros en los que los cultivos tradicionales son sustituidos por las ‘necesidades’ de soja por parte una creciente dieta cárnica de las élites más acomodadas del mundo; pérdida de conocimientos locales, que han mantenido el  aprovechamiento y la sostenibilidad de nuestros ecosistemas más biodiversos; industria con la mayor responsabilidad en emisiones de gases invernadero; hambrunas que se mantienen, a la par que la salud de las personas se ve afectada por los agrotóxicos; concentración de todo el poder de la cadena alimentaria en 10 empresas, ya hablemos de semillas o de distribución, etc. Hablamos, pues, de nuevas formas de imperialismo –de base colonial y capitalista– que amenazan la dignidad humana y la sostenible biodiversidad de nuestro planeta.


Si quieres otra sociedad, consume diferente

“Los ciudadanos votan cada cuatro años (y no todos), los mercados cada día”. Ésta es una frase que sirve para justificar la supeditación de la política a la economía, y más concretamente a los mercados financieros especulativos. En la medida que, como consumidores y ahorradores, formamos parte del mercado, disponemos de cierta capacidad para favorecer unas u otras prácticas económicas según a quien “votemos” con nuestro acto de comprar. Es indudable que política y economía están muy entrelazadas, pero para que mande la primera sobre la segunda es necesario tener instrumentos que apuesten por la primacía de lo social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s