Origen y desarrollo de la naturaleza campesina en el bajo Tajuña. El caso de Perales.

Publicamos este artículo escrito por Juan Gaspar Leal, compa de vivencias, proyectos y luchas, en el que describe la evolución del paisaje humano y natural de Perales de Tajuña, territorio en el que habitamos un buen puñado de proyectos de agroecología rebelde.

perales

Preámbulo

Lo que voy a contar es el relato que me he ido haciendo acerca del lugar en el que vivo desde hace ocho años. Lo he ido construyendo a partir de la memoria de algunos vecinos mayores, de mis tiempos en la universidad, en los que recorrí esta comarca con un proyecto de prospección arqueológica, de lecturas y visitas a las decrépitas bibliotecas de la comarca y de mis vivencias recientes como habitante y hortelano en este pueblo de la vega del Tajuña, con ojos y piernas de arqueólogo del paisaje.

Aunque me referiré continuamente a Perales como caso concreto, pienso que en líneas generales lo que cuento puede hacerse extensible a la comarca de las vegas del sureste madrileño, que comprende los cursos bajos del Jarama-Henares y Tajuña y un tramo del Valle del Tajo.

Diré también para empezar que parte de este empeño por descifrar y tratar de contar este paisaje nace de una necesidad que se ha hecho urgente: tratar de frenar el desmantelamiento de lo campesino que trae consigo el desarrollismo de las últimas décadas. Empecé a escribir al respecto redactando alegaciones contra planes urbanísticos que arrasaban las vegas y olivares con un grupo de amigos, y continuamos denunciando carreteras, urbanizaciones y otros atropellos desde el disfrute y la puesta en valor del paisaje.

Leyendo a Jaime Izquierdo me apropié del concepto de territorio de naturaleza campesina para referirme al paisaje como construcción propiciada por las comunidades campesinas a través de la historia dentro de las posibilidades de la naturaleza. Me gusta también cómo describe Michael Pollan nuestra relación con lo silvestre en su Botánica del deseo, y como él prefiero la idea de pensarnos dentro de la naturaleza más que la premisa falaz de que nos hallamos fuera de ella, desde posiciones de dominio, lucha, fusión espiritual romántica o como víctimas de sus caprichos. Comparto su idea de que la domesticación del paisaje es un ejercicio de cooperación entre personas, plantas y animales.

Así, el entorno pasa a ser una creación compleja fruto del trabajo colectivo de generaciones, proporcionando condiciones favorables para determinados vegetales que satisfacen necesidades de gente y ganado. Un espacio productivo, inteligente, compuesto de un entramado superpuesto de elementos, personas y territorio: bancales, regantes, caminos, fuentes, secanos, monte, frutales, pastores, topónimos, vida silvestre, ganado, tejedores de esparto y palabras de uso local como caces, zopeteros, targeas y esquimos…

Desde la urgencia teníamos claro que el territorio requiere un ordenamiento y que no todos los elementos del paisaje heredados del pasado son compatibles con el presente, ni todos merecen ser conservados. No queríamos un paisaje museo e intocable, simplemente queríamos seguir en él y mantener en uso algo bien pensado, valioso para todos.

Esto es un intento de contar a mis vecinos cómo se forja la naturaleza campesina de Perales que hoy vemos contrapuesta a una naturaleza periurbana, hasta dónde llegó el manejo campesino del entorno y cuál es la situación actual. Quiere ser una historia del paisaje local, una lectura del paisaje que ayude a pensar en cómo poder seguir viviendo dentro de él.

Resumen

Desde la prehistoria al presente, este texto recorre las transformaciones que las comunidades campesinas, insertas en los distintos modelos políticos, económicos e ideológicos a lo largo del tiempo, han ido haciendo en su entorno vital. Un espacio marcado por un pequeño río de la meseta castellana, el Tajuña, por el desarrollo de sistemas de regadío desde tiempos remotos y por su proximidad a la ciudad de Madrid.

Me detengo en la época islámica como el momento de creación de un paisaje en torno a la huerta, en el cambio de rumbo en el manejo del territorio que supone la conquista castellana y la formación del imperio hispánico, en el periodo liberal, como punto de inflexión hacia el fin de la gestión campesina de su entorno, y en la actualidad, entre el tardofranquismo y el capitalismo global de las últimas décadas.

Puedes leer el artículo completo aquí

Anuncios

Un comentario en “Origen y desarrollo de la naturaleza campesina en el bajo Tajuña. El caso de Perales.

  1. Pingback: Agro y Procomún | Pan Ecológico Artesano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s